jueves, 31 de enero de 2013

Desaparicion forzada, demanda de justicia


De izquierda a derecha: Eroises Glez, Fernando Palacio, Manuel Cuesta, Lilia Castañer, Ernesto Toro, Rebeca Rojas, Miguel Borroto, Lourdes Esquivel y Bárbara Remon.  Estas actividades se improvisan cuando se reúne, sin previo acuerdo, un grupo mas o menos numeroso en nuestra sede de AFACUDE,  sita a unos metros de la SINA, circunstancia embarazosa para la policía política castrista; entre otras muchas, hemos recibido amenazas verbales de ser objeto de permuta forzosa con alejamiento a lugares distantes como Pinar del Rio, Mayabeque o Isla de Pinos

El martes 29 de enero de 2013, un grupo de amigos y miembros de AFACUDE demandó justicia para la familia de Alberto Sigas Hechavarría, desaparecido el 15 de enero de 2010, después de haber sido amenazado por la policía política del régimen del tirano Raúl Castro.


Somos conscientes del pobre impacto de estas actividades, realizadas al amparo de un inmueble, pero en el caso de las actividades de AFACUDE, ¬sin comparar con las de otras organizaciones¬ no le son indiferentes a los sicarios, pues el permanente chequeo y frecuente asedio a nuestro domicilio se ha vuelto proverbial dentro de lo sociedad civil cubana. Muchos hermanos han sido arrestados y golpeados para desalentar las reuniones fortuitas que a diario ocurren en mi domicilio.


La AFACUDE solicita la ayuda de las personas de buena voluntad, cubanas o no, para tratar de llevar este caso ante los órganos internacionales encargados de atender las desapariciones forzadas, y tratar de establecer comunicación con la FEDEFAM, gestión que no hemos podido concretar a pesar de varios intentos.


Cordialmente, desde La Habana, José Alberto Álvarez Bravo

lunes, 28 de enero de 2013

Update Una carta desde Santiago de Cuba.


3 ene 2013

“A\ Lidia Castañer”

¬“Hermana, mi nombre es Maricel Coba Morell, madre cubana que hace un año perdió a su único hijo varón de una forma muy extraña”

¬“Mi hijo Yuneski Sagarra Coba estudiaba en La Habana, en la Escuela de Seguridad Personal en el Municipio San Miguel del Padrón”

“El 1 de mayo de 2011 después del dicho desfile mi hijo y 6 jóvenes se dirigen a una presa que esta dentro de la unidad, los 6 regresan, mi hijo no”

“Al 3 días mi hijo apareció en calzoncillo en la famosa presa que ellos dicen se había ahogado y la cara la tenía alterada con golpes”

“Lidia, mi hijo fue asesinado, por eso su cadáver jamás me fue entregado; lo que ellos mandaron aquí era un esqueleto relleno con aserrín y tierra”

“Mientras el Mayor Molina, el que lo mandó a enterrar sin mi permiso no me explique:

¿Qué pasó con mi hijo?
¿Qué sucedió con su ropa?
¿Dónde están sus asesinos?
¿A quién están encubriendo?”

¬“Lidia, deseo incluir a mi hijo en la lista de los desaparecidos por este régimen”

¬“Leyendo la Revista Misceláneas (de Cuba) conocí su historia y valentía cuando tomó la calle para apoyar a esas mujeres (Damas de Blanco) que una ocasión critiqué sin conocer su verdad”

“Bueno, hermana, aquí en Santiago de Cuba tiene otra hermana”

¬“Hay te mando con mi primo Rayme Peña la carta que le envié al Consejo de Estado, a la Fiscalía del MinInt y siempre me dice que se ahogó, ¿dónde está su cadáver?”

“Dios la bendiga
         de
Una madre Cuba

Maricel Cobas Morell
       (firma)


Transcripción literal: José Alberto Álvarez Bravo, Secretario AFACUDE (Asociación de Familiares de Cubanos Desaparecidos)
Calle J # 104, e\ Calzada y 9, Vedado, La Habana
Email: desaparecidoscuba@gmail.com
Móvil: 53341878


Actualizado 28/1/13


Doc Fiscalia Militar


jueves, 24 de enero de 2013

El llanto de una madre

El llanto de una madre from Osvaldo Crespo on Vimeo.

Video

Al cumplirse tres años de la desaparicion de su hijo, el disidente pacifico cubano Alberto Sigas, de treinta y dos años de edad, Elia Hechavarria pudo llorarlo por primera vez; el hecho doloroso ocurrio' en la sede de AFACUDE (Asociacion de Familiares de Cubanos Desaparecidos), en J # 104, e/ Calzada y 9, Vedado, La Habana. El video se hizo con una pequeña camara forografica, sin ningun conocimiento profesional. Ninguno de los participantes en el sentido acto de recordacion fue convocado, siendo su presencia fortuita.

lunes, 7 de enero de 2013

El dolor de una sonrisa

Por José Alberto Álvarez Bravo


El destino de Luis Alberto Sigas Núñez estuvo marcado desde que su padre, mucho antes del momento de la concepción, decidió  abandonar las filas de la Policía Nacional Revolucionaria, en la que se había desempeñado en el Departamento de Patrullas.

El 15 de enero de 2010, cuando ya Luisito tenía nueve semanas en el claustro materno, otro giro brusco de la rueda de la fortuna lo convirtió en huérfano de padre: Alberto Sigas Hechavarría salió de casa para no regresar nunca más. Sus actos lo habían condenado sin remedio, pues no solo dejó las filas del oficialismo, sino que se integró al Movimiento Opositores por una Nueva República, y colaboró con el Partido Republicano de Cuba, en el Municipio Regla, apostasía que el carácter vengativo de la tiranía castrista no le perdonaría nunca.

Casi de inmediato, la policía política lo puso en la mira. Según cuenta su esposa, Carmen Núñez Armentos (en la foto) en noviembre de 2009 comenzó el asedio contra Alberto Sigas; citaciones, visitas, amenazas de desaparición. Menciona concretamente a un represor supuestamente nombrado Yoan, conocido en la sociedad civil como “mochilita”, quien le dijo textualmente: “si no te quitas de eso, te vamos a pasar por arriba como un tren”; “te vamos a desaparecer”.

El 15 de enero de 2010 Alberto dejó su casa con la promesa de regresar en breve, dirigiéndose al domicilio de su madre, Elia Hechavarría Dulcet, en el Reparto Abel Santamaría, aledaño al Wajay, en el Municipio Boyeros. Refiere la señora que su hijo salió junto a sujeto nombrado Dalver, “el herrero”, de quien se dice que “trabaja para el aparato” (policía política). A partir de ese momento, Carlos Alberto y Luis Alberto Sigas Núñez conocieron lo que significa la palabra huérfano.

Luisito nació enfermizo. Es un niño triste. Nunca le he visto la sonrisa diáfana que se corresponde con su edad. Pero el día 5 de enero de 2013 su sonrisa resplandeció como un sol. El esfuerzo de muchos buenos cubanos, dentro y fuera de la isla, cristalizó en una fiesta por el tradicional Día de Reyes, en la sede de las Damas de Blanco, en la calle Neptuno, en Centro Habana. La radiante sonrisa de Luisito al estrenar su juguetico me causó dolor. Y compartí las lágrimas con Elia, quien esta demandando al gobernante Raúl Castro la investigación del caso de su hijo. Como Secretario de la Asociación de Familiares de Cubanos Desaparecidos (AFACUDE), y como cubano, me sumo a la demanda de Elia, y pido a todos los cubanos que sumen su voz a tan justa aspiración. En change.org hay esta demanda, y quienes puedan desde el exilio dirigirse a Amnistía Internacional y otras instituciones, les pido que lo hagan también, para que la sonrisa de estos niños nos duela menos.




A Cecilia Molinero:

Ha quedado evidenciada una vez la razón de Martí cuando dijo: “Los hombres van en dos bandos; los que aman y fundan, los que odian y destruyen”. Cecilia pertenece por entero al primer grupo; los Castro y sus cómplices lideran el segundo.

Cecilia juntó sus pequeños recursos con su gran corazón y les envió un paquetico a los niños del disidente pacífico desaparecido por la policía política, Alberto Sigas Hechavarría. Carmen Núñez, probablemente viuda de este mártir de la resistencia anticastrista, recibió confiada su pequeño bulto, cubierto de cinta adhesiva. No podía sospechar cuánta maldad había sido cometida con este cariñoso envío de Cecilia Molinero, noble fruto de la matriz sevillana.

A pesar de que el sobre especificaba que el contenido era para un niño delicado de salud, un alma ruin y despreciable, de las que proliferan como hongos en el pervertido feudo Birán, abrió el paquete, contaminó los petes de chocolate con bicarbonato, en el envase de este producto añadió café, abrió los envases del comino y la pimienta y les extrajo parte del contenido, y por último se robó 5 de los 20 euros que con amor y sacrificio Cecilia había enviado.

Cecilia tuvo además el mérito de ser la primera persona que se solidariza con la desventura de esta familia, víctima de la criminalidad del grupo de rufianes que ha convertido a Cuba en su finca privada.

Carlos Alberto y Luis Alberto Sigas Núñez, quienes por su extrema orfandad apenas disfrutan alguna de estas caras golosinas, armaron una clamorosa algarabía y su madre tuvo que lavarles los petes, que malas manos habían contaminado.

De los sobres del bulto, noten que el interior está roto, por donde extrajeron el contenido para robar y sabotear el alimento de los niños; luego hay que oír a los testaferros del castrismo llenarse la boca con frases altisonantes sobre el “desvelo” de “la revolución” con los niños cubanos. Veremos qué van a decir sobre este indignante atropello, si es que algo dicen.

Ahí les mando las fotos con el bicarbonato contaminado y los sobres rotos



Para conocer mejor este caso, vea http://www.youtube.com/watch?v=R1vB7WWl-w4

Y buscar:   Cuba: desapariciones forzadas I

jueves, 20 de diciembre de 2012

La AFACUDE no cede a las amenazas.




Por José Alberto Álvarez Bravo

Durante el secuestro del 22 de noviembre, una de las amenazas de que fui objeto por parte de la policía política estaba relacionada con la labor de AFACUDE. El régimen de los Castro está disgustado porque se mencione, desde dentro de Cuba, un tema que les resulta espinoso. Pero nosotros no iniciamos este trabajo para dejarlo abandonado, cualquiera sean las represalias que tomen los lacayos castristas.

Nos han llegado rumores de que algunos no se interesan por lo que hacemos con el tema de los desaparecidos, porque consideran que eso ahora no tiene importancia, y que lo único importante es derrocar la dictadura; conforme al derecho que tenemos a forjarnos y defender otra opinión, creemos que mas bien estamos atrasados, pues quizás esta labor debió comenzar desde hace mucho tiempo. Si se hubiera empezado a trabajar con fuerza, probablemente muchas vidas se habrían salvado. Si el régimen supiera que se le iba a pedir cuentas por cada cubano desaparecido, no hubiera podido seguir de espaldas al asunto como ha hecho hasta el presente. Por otra parte, no he visto el avance del derrocamiento del régimen, a pesar de que no cesan de surgir las organizaciones que se proponen ese (por el momento) quimérico fin.

También alegamos que para nosotros ya la dictadura terminó, porque sencillamente no la tenemos en cuenta, no le obedecemos, no nos gobierna; que gobierne a quienes se le someten.

No quieren las reuniones en mi casa, donde confluyen disidentes de toda la isla; no quieren el ajiaco criollo que con lo que aparezca confeccionamos para confraternizar en torno a la mesa; no quieren que nos reunamos en los parques. Vamos a continuar reuniéndonos; vamos a continuar confeccionando nuestro alimento colectivo, y cuando nos impidan con sus bloqueos hacer nuestras actividades en casa, volveremos a las Veladas Ciudadanas, si un grupo está dispuesto a pagar las consecuencias. Al aparato represivo no le tememos lo suficiente como para que nos paralicen, y no actuamos buscando la confrontación deliberada, sino que ejercemos nuestros derechos y no nos los dejaremos arrebatar por nadie, cueste lo que cueste.

La actividad de hoy 19 de diciembre de 2012 estuvo destinada a recordar a diez cubanos desaparecidos, quienes tienen en común haber nacido en este mismo mes.

lunes, 17 de diciembre de 2012

Mensaje de condolencia al gobierno y al pueblo de los Estados Unidos de América.


Consternados ante la tragedia ocurrida en Connecticut, el Secretario, los Asociados, Socios Fraternales y el Consejo Asesor de la Asociación de Familiares de Cubanos Desaparecidos (AFACUDE) expresamos por la presente nuestras condolencias a los familiares de las víctimas, al gobierno y pueblo de nuestra vecina nación, comprendiendo a cabalidad el dolor originado en las pérdidas inesperadas de tantas vidas jóvenes.

El pueblo cubano ha perdido decenas de miles de sus ciudadanos en las peligrosas aguas del Estrecho de La Florida, en la riesgosa travesía de las selvas centroamericanas y en guerras ajenas y distantes, situación que nos pone en capacidad de interiorizar el acerbo dolor que ahora atraviesa la nación norteamericana.

La razón de ser de la AFACUDE es la comunicación directa con los familiares de los cubanos desaparecidos, circunstancia que nos impone el roce constante con el segmento más lastimado de nuestra sociedad; en esta coyuntura, unimos nuestro dolor al de todas las personas afectadas por la tragedia.

En nombre de AFACUDE, firmo la presente en La Habana, a los dieciséis días del mes de diciembre de dos mil doce.

José Alberto Álvarez Bravo, Secretario